Skip to main content

Nota de Prensa: El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaira vende la salud de toda la comarca a cambio de los beneficios privados de la cementera Portland Valderrivas s.a

Compartimos esa publicación de la Plataforma contra la Incineración de Residuos en Los Alcores – Sevilla:

“Quien quiere hacer algo encuentra el medio, quien no una excusa”. Eso dice la siempre certera sabiduría popular, que aún es más acertada cuando a quién se le aplica es a quienes gobiernan. Por eso, en la Plataforma No a la Incineración de Residuos en Los Alcores-Sevilla, no nos queda la menor duda de que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alcalá de Gra. no ha querido cumplir con su obligación de velar por el bien general de la ciudadanía, ni por hacer cumplir la Constitución, ni el Estatuto de Autonomía, ni el principio de Precaución en todo lo que tiene que ver con el derecho a la salud y a un medioambiente sano. De normativa europea ni hablamos…

Así, el 22 de febrero de este año, el consistorio ha culminado su traición a la ciudadanía de tapadillo y con la hipocresía que acostumbra en este asunto, concediendo la compatibilidad urbanística a la cementera Portland Valderrivas para que proceda a la incineración de residuos como combustible. Un informe de compatibilidad que es vinculante y que por ello, resulta decisivo para impulsar o detener el atentado contra la salud de toda la comarca que supone la incineración. Prueba de ello es que este, junto a la acción legal del grupo ecologista Alwadai-ira, las múltiples alegaciones presentadas por la Plataforma y la movilización ciudadana han sido herramientas determinantes para frenar el proyecto de la cementera durante casi una década. Y todo ello a pesar de la complicidad de la Junta de Andalucía, de partidos políticos como C´s, PP , y PSOE y demás cómplices de esta atrocidad.

La presión popular se materializó el 7 de octubre de 2016, cuando el Pleno del Ayuntamiento aprobó definitivamente la Modificación Puntual del PGOU para evitar la incineración de residuos. Esta, que podía haber sido la solución definitiva para salvaguardar nuestro derecho a respirar sin enfermar fue tumbada porque, una vez más, el equipo de gobierno no hizo los deberes.

El TSJA si bien admitía que el consistorio tenía potestad para tal modificación instaba a la justificación de esta, cosa que nuestros gobernantes locales no hicieron ni antes ni después de la sentencia. De nada ha servido darles el trabajo hecho ni la colaboración altruista desde la Plataforma, ni remitirles a expertos, ni a municipios que tienen dicha modificación en vigor. Tampoco ha servido contar con técnicos públicos que podrían haber asesorado sobre la posibilidad de iniciar una nueva suspensión de la concesión en nuestro término municipal de toda clase de aprobaciones, autorizaciones y licencias urbanísticas referidas a la implantación de instalaciones que utilicen residuos como combustible alternativo como ya se hizo en el 2014. Lo que les ha servido es aplicar un PGOU aprobado en 1994,  hace casi 30 años, con unos criterios en los que a la incineración de residuos como combustible ni se la conocía ni se la esperaba, ni por supuesto se conocían sus consecuencias en la población y el clima.

Y es que ningún remedio es bueno cuando no se quieren soluciones. Y es a lo que ha jugado el Ayuntamiento de Alcalá de Gra.: a la inacción más absoluta, a echar balones fuera y a eludir sus compromisos con la población alcalareña, incluido el de realizar una gestión transparente. En definitiva, a una irresponsabilidad tan desmedida que pone en peligro a la población presente y futura y que los incapacita para ejercer el puesto que tienen e invalida la confianza que les dió la ciudadanía.

Desde la Plataforma No a la Incineración de Residuos en los Alcores-Sevilla, tenemos claro que vamos a seguir luchando para detener la incineración de residuos en la cementera como lo hemos hecho siempre. Una ciudad con los índices de cáncer, ictus y demás enfermedades relacionadas con la contaminación bien merece el esfuerzo de cada segundo ganado en salud al retrasar la incineración de residuos aunque sea a contracorriente, contra gigantescas multinacionales y contra administraciones que actúan contra los principios básicos que las fundaron.

Conviene tener siempre presente que lo que no hacemos, también nos lo hacemos.

Alcalá de Guadaíra a 18 de septiembre de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.